miércoles, noviembre 02, 2005

Los préstamos y el amor a lo ajeno

¿Quién no ha prestado alguna vez un libro o un CD? Hoy mismo, me encontré con Agustín, un compañero de Facultad, y me dijo: "Emilio, te tengo que traer tus cd's. No me he olvidado de que los tengo".


Este es un caso de gente seria, que te dice lo que le has prestado, pero que muy amigablemente te está diciendo que tiene cosas tuyas y que no le apetece traértelas porque están mejor sobre la mesa de noche....Bromas aparte, estoy seguro de que algún dia mis cds volverán a casa( ¿verdad que sí, Agustín? jaja ). Lo curioso que sea él quien me recuerde que le he prestado los cds, porque yo ya ni me acordaba.

Otros en cambio, aprovechan tus lagunas mentales y no ten dicen nada, perdiendo así esas cosas que prestaste con el fin de contrastar impresiones o gustos. Esta gente no es seria, esta claro.

Mi pregunta es, ¿porque tardamos tanto en devolver las cosas que nos prestan? Si alguién se le ocurre alguna razón, que lo diga ahora o que no se queje de que no le devuelven los cds!

7 comentarios:

ame ^^ dijo...

En mi caso la respuesta es simple... me olvido xD Siempre me acuerdo en el momento y después me siento culpable por quedarmelos durante tanto tiempo :-s

Pero el 99% de la gente lo hará por pura vaguería... xD

Pueden pasar dos cosas: que se canse de pedirte lo prestado y al final decida "donartelo" amablemente... o que, cansado también de tanta tardanza, decida ir a buscarlos el mismo... xD

Te veo yendo a buscar tus cd's a casa de tu amigo :D

Anónimo dijo...

Ni libros, ni cd's ni pelis, ya me he aprendido la lección, e incluso alguno se me ha mosqueado por habérselo recordado por vigésimo sexta vez en 1 año...en fin

Me gusta tu blog, te enlazo en el mío pa que te conozcan.Saludos,Render.

www.blogia.com/render

Victor dijo...

jajaja Yo creo a veces, esas cosas prestadas no quieren ser devueltas al prestador jajaj. saludos

Anónimo dijo...

jejeje...gracias por lo del link "de lujo", no hombre, vi tu blog en la pagina de la ulpgc y por curiosidad he entrado, ánimo,me gustó y promoción que te pego..jej que somos una gran familia los blogeros.
Saludos

Anónimo dijo...

(fuí yo,Render) el mensa anterior

Anónimo dijo...

Sólo comentarte que tu aportación al blog render (referente a tu profesor de filosofía aquel de "...y-tu-que-piensas-hacer-con-tu-vida") nos ha dado mucho juego el pasado finde.
Ya que comentando tu experiencia con mi novia (lo leyó tb) nos hemos reído un rato.

Saludos y gracias por contribuir con tus comentarios.

Render

Imobach dijo...

Yo creo que es un fenómeno que es muy frecuente y fuerte en la informática, aparte de otros tipos de préstamos (libros, gafas, gorras). Por qué lo digo, pues porque estoy convencido que es una ansiedad que nos hace conseguir cosas que no necesitamos en ese momento. Por eso cuando la tenemos después ni le prestamos atención, sólo queríamos tenerla por si tal o por si cual (en el futuro). Este tipo de ansiedades degenera después en lo que yo llamo el símdrome de diógenes informático: el tipo que no hace sino bajarse cosas y almacenarlas, sólo por tenerlas (por si le hacen falta, por si vienen sus amigos (casi todos iguales que él, osea que no vendrán!) y se sale diciendo que tiene la peli más rebuscada del planeta (infumable por cierto) o por si alguien se la pide, o al menos para no desear tenerla). En fin así en un bucle sin fin, y miras sus discos duros y te dan arcadas como cuando entras en la casa de un diogenesero!
Weno es una opinión muy particular, nada general, pero pudiera ser una explicación.
Salu2 sombres!