miércoles, noviembre 09, 2005

Pensando en voz alta. Volumen I

Hoy me da que me levanté más temprano de lo que debía, y empecé a pensar cosas que nunca debí pensar. Pero me da que era inevitable.

Mientras desayuno, aprovecho para leer el teletexto, a pesar de que leeré la prensa en la Facultad y me informaré mejor. Y me doy cuenta de que es casi lo mismo que la mañana anterior: 'Zapatero bla bla bla', 'El PP bla bla bla', 'El Estatuto bla bla bla' ¿Acaso no ha pasado un día o es que el tiempo se ha parado? Por unos momentos, dejo de pensar y me olvido del tema.

Subo en la guagua(la guagua es un autobús común, para aquellos que no lo saben) y me siento en el mismo sitio de siempre(ya no sé si lo hago por comodidad o por costumbre...). Mientras me dirijo a la Facultad, veo como amanece(nunca me cansaré de hacerlo) y aprovecho para hablar con los amigos.

Llego a la Facultad, y si no tengo clase, me conecto a Internet un rato. Leo la prensa y me vuelven las ideas que olvidé por la mañana. El 90% de las noticias son pesimistas: informan de la falta de diálogo en cuestión de política, da una guerra, de una catástrofe, de una revuelta, de una huelga...Pero los problemas de siempre siguen sin solucionarse, y estamos como dístraidos mirando como se comporta y que dice el político de turno, en vez de juzgar lo que hace por mejorar las cosas.

Luego llego a casa, en el caso de que no tenga clase por la tarde. Enciendo la tele y las noticias te dicen lo mismo que hace unos días. Menos mal que uno sabe que las noticias no reflejan la realidad(al menos no como yo la veo), que según la cadena de noticias, te lo cuentan de una forma o de otra(¿Acaso no es el mismo hecho? ). Esa falta de rigor me genera más dudas, y termino apagando la tele.

Y ahora cada vez hablamos menos de nosotros, de lo que nos preocupa, de lo que necesitamos. No hablamos entre nosotros: estamos cada vez más aislados.Nos hemos convertido en Homo Soletatis. Estamos más pendientes de los problemas que tenemos(ni miramos al que tenemos al lado), y no ponemos alternativas para solucionarlos(ni somos solidarios, aunque no tenemos la obligación de serlo). Es más, diría que nos gusta más quejarnos que intentar ahorrar ese esfuerzo para buscar una solución a los problemas. Y lo de escuchar a la gente, ¿para qué perder el tiempo? Que cada uno saque sus propias conclusiones. Saludos

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Paradójicamente,la mejora de las comunicaciones nos incomunica cada vez más. ¿Por qué? Es un tema curioso que me he planteado varias veces y para el que no he hallado solución.
Lo cierto es que no se me ocurre nada que me convenza.
Lo que sí es evidente es que parece que nos ocupamos más de lo que está alejado...¿será que nos preocupa encontarnos cosas que no nos gustan a nuestro lado? ¿o que cerramos los ojos a ellas, sin más?
Creo que puede ser otro de los muchos miedos...

Bueno,este comentario parece no aportar nada,pero sí muestra mi desconcierto.

suki_ska (elsa)

Emilio dijo...

Es cierto lo de esa paradoja: entre más informado estás, menos te importa el que tienes al lado. No sé las razones, pero ocurre muy a menudo( y se observa con mucha frecuencia, desgraciadamente).
Creo que el tema se merece un trato especial.

Intentaré ponerlo en breve por aqui para discutirlo más pausadamente.

Un saludo

lubega dijo...

Yo creo que el tema de que nos comuniquemos menos con lo que nos es cercano es debido a que al existir tanta información a la que prestarle atención, descuidas un poco más la que te es más cercana, y teniendo en cuenta que se considera más importante una guerra o los temas políticos que los "pequeños problemas" de que tu vecina del 5º pues se descuida un poco esos temas cercanos.

Imobach dijo...

Lo que pasa es que a la gente le encanta juzgar y criticar, o decir lo que piensan, sobretodo a temas que le conciernen en menor medida o que están lejos. La gente no tiene ganas de enfrentarse con sus problemas todos los santos días. Además las noticias malas fomentan el que te sientas mejor (los que salen en la tv por ejemplo son más hijoputas que tú), eso engancha y te hace creer que eres buena persona.
El que las comunicaciones avancen y luego nos sintamos tan incomunicados puede significar que quizás no tengamos tanto que decir como pretenden las compañías de telecomunicaciones, para exprimir nuestro cochino dinero.

:D bueno espero que las palabras "cochino" e "hijoputas" no convierta este texto en algo violento o vengativo ;).
SalU2

Emilio dijo...

Yo creo y espero que sí tengamos cosas que decir, y no precisamente de temas exageradamente importantes. Por otro lado, sí me parece curioso que la tele enganche por eso: ver que al otro le van las cosas peor que a nosotros nos hacen sentir mejor.
También algunos lo ven porque necesitan tener un modelo o como le gustaría ser(los programas rosa de la hora de la comida). Eso creo que está más que comprobado.

En cuanto a lo de hablar de los problemas de cada uno, cierto también. Aparte de que sería agotador, no creo que sea muy higiénico mentalmente hablando. Terminaría minando la moral. Para eso están los bancos y el Estado con sus impuestos.

Lo que esta claro es una cosa: es difícil ponerse de acuerdo. Y eso es bueno: así hablamos más jeje.

Un saludo